¡Habla con un experto! Llámenos al teléfono gratuito
900 838 023

¿Qué son las Células Madre?

Células primarias

Las células madre son unas de las células primarias del cuerpo humano y tienen la capacidad de convertirse en cualquiera de los más de 200 tipos de células del cuerpo. Todas las células madre son células carentes de especialización (no están involucradas en un área específica) que habitualmente son de la misma familia (linaje). Se pueden dividir a lo largo de su vida y producir nuevas células que puedan convertirse en células muy especializadas para remplazar aquellas que meran o que se pierdan.

Las células madre ayudan a la capacidad del cuerpo de renovar y regenerar los tejidos. Al contrario que las células maduras, que tienen que cumplir su destino, las células madre pueden renovarse a sí mismas y también crear nuevas células de cualquier tejido al que pertenezcan (y de otros tejidos).

Células progenitoras

stem cell

Las células madre son las células más primarias que se encuentran en la médula ósea, el cordón umbilical y la sangre de la placenta, los tejidos del cordón umbilical y la placenta, la sangre periférica y otros tipos de tejidos. Las células madre son las células progenitoras o primarias de las cuáles se derivan todos los diferentes tipos de células sanguíneas y tejidos de órganos del cuerpo como los huesos, músculos, el corazón, el riñón, el hígado, las neuronas, los ojos, la piel, etc.

Las células madre tienen dos propiedades biológicas que hacen su explotación clínica viable y atractiva. La primera, son capaces de renovarse a sí mismas. Cuando una célula se divide, produce una copia de carbono de sí misma. La segunda, las células madres e pueden diferencias en células más especializadas. Por ejemplo, en el cerebro humano, hay células madre neuronales. Estas pueden multiplicarse en más células madre neuronales o, en las condiciones apropiadas, diferenciarse en tipos de células especializadas para remplazar los tejidos viejos o dañados del cerebro.

¿Cuál es el uso…? testing

Las células madre pueden convertirse en células nuevas de diferentes tipos. En teoría se pueden inyectar en el cuerpo de una persona para remplazar las células dañadas o enfermas. Actualmente, muchas enfermedades se pueden curar empleando las propias células madre de una persona. Por ejemplo, en la enfermedad del Alzheimer, las células del cerebro mueren. Las células madre se pueden cultivar para regenerar las partes perdidas del cerebro. O si alguien sufre un infarto, se puede crear nuevo músculo cardíaco utilizando células madre. Incluso tienen potencial para volver a crear nervios muy dañados en personas con parálisis provocadas por accidentes.